El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


lunes, 5 de febrero de 2018

Interferencia localizada.

Hace unos días estuvimos intercambiando correos con un colega que ha pasado por una etapa realmente complicada. No me refiero a temas de vecindad, problemas de colocación de antenas, crisis de aficionado, etc; no, mucho mas sencillo o complejo, según queramos entenderlo. Cuando tenemos una dificultad técnica en la practica de nuestra afición, las nuevas tecnologías nos permiten en cuestión de minutos, bucear en internet, entrar en foros, consultar hilos sobre experiencias parecidas... y a veces llegamos a encontrar la solución gracias a la basta cantidad de información que tenemos en nuestra mano. Sin embargo, las facilidades que por un lado nos brindan las tecnologías actuales, en ocasiones se convierten en la causa de nuestros problemas. Esta es la cuestión que hoy traemos al blog.

El radioaficionado medio suele ser una persona inquieta y como seguidor de uno de los "jobis" mas tecnológicos que existen, suele estar a la última en conocimientos y aparatología. Lo cierto es que no siempre sabemos lo que tenemos y a veces nos falta atención a los elementos anexos que tanto nos ayudan pero que también nos pueden llegar a complicar la vida de mala manera. Yo mismo, como casi todos, tenemos el cuidado del medio ambiente asumido casi como parte de nuestra marca de ADN y seguro que fuimos de los primeros en cambiar las bombillas a bajo consumo y recientemente a los diferentes sistemas LED de ultra bajo consumo. Pero yendo un poco mas allá, seguro que vivimos en un núcleo urbano en el que nuestro Ayuntamiento se ha sumado a la moda de las pantallas LED para las calles y así ahorrar unos euros en la cuenta municipal; 😕 Todo suma y cuando nos damos cuenta... el smiter de la decamétrica no baja de 8 y sobre todo durante las horas nocturnas. Hablando e intercambiando estos correos nos hemos reafirmado en el enorme problema que nos supone la proliferación de estos sistemas luminosos. Sin embargo hay un rayo de esperanza que vemos al final del túnel, obscuro y sombrío. Tras mucho probar y rompernos la cabeza y sin hablar de los sistemas PLC, para tener internet con ayuda de la red eléctrica del hogar, ni tocar el tema de ciertas pantallas y televisores (que también); ¡nos encontramos con una sorpresa!


El proceso fue sencillo como idea y laborioso en su ejecución, comenzamos la caza, paso a paso, conectando y desconectando sistemas de iluminación, internet, pantallas, hasta el brasero de la mesa camilla. Por no alargar mucho la explicación, finalmente conseguimos bajar a señal 3 y fue con algunos puntos de luz led cuando mas éxito obtuvimos. Para completar el proceso de investigación hogareña decidimos intercambiar alguna bombilla y un tubo led de los grandes de cocina, con un resultado sorprendente. El siguiente paso fue hablar con el vendedor de estos "led" y buscar referencias, tipos alternativos y procedencia. ¡BINGO! el material procedente de Unión Europea y de máxima calidad, con controles de fabricación homologados NO provocaban ruido alguno y lo mas sorprendente es que el coste en un elemento de 15€ pvp, tan solo estaba 1€ por encima de los de fabricación asiática. 



Por supuesto no se trata de un dogma de fe, infalible, mas bien es la experiencia particular de un colega y el seguimiento exhaustivo y constante hasta llegar al final de un problema que casi todos tenemos hoy día y del que no nos salvamos ni los que vivimos en la campiña.

Nuestro consejo no puede ser mas claro: productos de calidad, a ser posible de procedencia reconocida y sin trauma por pagar algo mas. A veces lo barato sale caro y compramos dos veces.

Esperamos tus historias. 73


No hay comentarios:

Publicar un comentario