El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


miércoles, 10 de julio de 2019

Pruebas de resistencia


Estos días y mientras vamos preparando fondo de armario con la vista puesta en IberRadio 2019, estamos realizando todo tipo de tareas en el taller de los Cucos además del montaje de material. De vez en cuando nos permitimos "perder" algo de tiempo realizando experimentos que os puedo asegurar, lejos de ser una mera distracción, nos sirve de aprendizaje sobre materias que no siendo nuestra especialidad, nos enseña cosas nuevas siempre interesantes y aplicables a tema de la radio y las antenas.
Hace unos días nos pusimos a restaurar un dipolo que acusaba, al menos en la estética, el paso del tiempo y los rigores climatológicos. Decidimos desarmarlo y poner a prueba todo el circuito de transmisión, cambiar el material aislante interno...

El dipolo es un Bazooka de 80 metros construido en RG213 y colocado en ambiente de costa.


Comenzamos el trabajo abriendo el bote de conexión y retirando el aislante poco a poco. Usamos un sistema muy concreto para no dañar conexiones, capa a capa. Made in home.


Zoom sobre el interior. Fíjate en el detalle del color del cobre, impecable tras años de trabajo en ambiente marino.

En esta imagen puede verse el efecto del salitre en el cáncamo expuesto y la protección que el aislante da a la integrada en el bote.
Las presillas de las puntas tampoco han aguantado los rigores ambientales.
Empezamos a volver a montar el dipolo, pero antes...
Le aplicamos un consumo continuo y directo de 27.12 Amperios durante 25 minutos y con el dipolo enrollado. Empieza la prueba de estres.


Prueba en vacío aplicando un consumo exagerado de modo directo. Llegamos al extremo de calentar el coaxial rg58 de alimentación hasta el punto de casi fusión del plástico. NO HUBO ALTERACIÓN NINGUNA DE LA ANTENA. Éxito total, prueba superada.
 Una excelente antena que aprovechamos para mejorar sustituyendo los elementos oxidados por otros de acero inoxidables, mucho mas caros (pero mucho) siendo los mas adecuados para su lugar de uso.

73

No hay comentarios:

Publicar un comentario