El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


lunes, 7 de octubre de 2013

Con lápiz y papel.

Me encuentro en este momento pasando a limpio algunas notas y croquis de un particular proyecto de rack de comunicaciones. Con la mesa llena de papeles y la calculadora, que debe estar por algún lado y que no encuentro, me viene a la cabeza una situación muy parecida. Fue en 2001 cuando preparé la memoria de mi actual estación fija, en aquella noche también tenía la mesa igual que hoy, llena de documentos, las reglas, el escalímetro, la misma calculadora. Han pasado doce años... En aquella ocasión y gracias a internet, podía acceder a documentación sobre características técnicas de las antenas y equipos, una herramienta maravillosa que me facilitó gran parte del trabajo. A la hora de la presentación final, un documento impecable libre de tachaduras o enmiendas, casi con pulcritud quirúrgica guardado con esmero en un portafolios hasta el momento de su presentación. Hoy, doce años después, necesito tocar el papel y oler el grafito del lapicero. La diferencia que aprecio a primera vista es clara, ahora no paso del boceto, desde las primeras anotaciones y hasta desarrollar la idea a groso modo estoy en modo analógico, pero desde ese punto me pongo el chip digital y el resto del trabajo ya es a través del monitor de pc. Lógico por otra parte, sería un atraso no hacerlo.


Mientras mi cuerpo lucha contra una inesperada gripe otoñal, la mente tiene permiso para navegar a sus anchas, gracias al estado febril aparejado. De repente me vienen imágenes de los primeros cuartos de radio que conocí, por fotografía o in situ ya que en 1985 no tenía internet y me veo a los mandos de mi primera emisora de radio, de segunda mano y comprada a medias con mi hermano, una SuperStar 3600. Casi, casi lo recuerdo en blanco y negro, con la música de Cuéntame, siendo este sin duda mi lado mas analógico. Pero al mismo tiempo no dejo de asombrarme de los enormes y drásticos adelantos que nuestra afición experimenta, sin darnos apenas tiempo a asimilarlos, dejándome una sensación de incapacidad. Llego así a la conclusión que hay un tipo de radioaficionados, entre los que me identifico, que sabiendo a ciencia cierta que jamas podremos acaparar todos los conocimientos técnicos que nos rodean (ni es el fin buscado), no perdemos ocasión de intentar enriquecernos con lo que leemos, escuchamos y experimentamos. Precisamente ahora, vivimos uno de esos momentos en que nuestra afición está subiendo un peldaño mas o al menos esa es mi impresión. De manera suave, en España, los nuevos equipos basados en SDR y apoyados en las capacidades de nuestro PC, a veces insuficientes, van ocupando una posición preferente en nuestro cuarto de radio. Toda esta reflexión expuesta es a raíz de las siguientes fotografías publicadas por Fernando  EC1AME.


http://sunsdr.com/en.html
No me estoy refiriendo solamente a la incorporación de los sistemas digitales como el de Icom o los diferentes tetra en privada y seguridad, llego mas allá al incluir sus diferentes presentaciones, como caja cuadrada estilo Flex o el del lateral, de procedencia rusa y que nos recuerda los elementos básicos de cualquier emisora "clásica"

Un nuevo estilo estético de radio para el siglo XXI. Quizá algún día un pequeño apéndice tipo pendrive contenga todas las bandas y  modos, sin necesidad de mas mas ni mas menos. 73.

No hay comentarios:

Publicar un comentario