El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


miércoles, 17 de diciembre de 2014

Radioaficionado con recursos.

No económicos, necesariamente; recursos que nos permitan salvar situaciones, problemas que no supongan un alto en el camino, tan solo una pausa. Casi todos los que estamos en esto de la radio, hemos pasado por alguna situación en la que parecía que no llevar encima una determinada herramienta o encontrar una solución inmediata a algún contratiempo, llevaría al traste con la actividad de fin de semana o nos obligaría a recoger y volver a la casa...
Hace unos días, una avería en un vehículo de trabajo me llevó a la siguiente reflexión: ¿Cuanto se valora la experiencia, el conocimiento atesorado tras años de trabajo, la capacidad de solventar problemas con la denostada chapuza? Tras una semana en el taller, parecía que nunca darían con la avería. Tres mecánicos, primero, miraban el motor mudo... luego se unió un vendedor del concesionario de la marca, parecía un empleado de la funeraria orbitando como pájaro carroñero en torno al casi cadáver de chapa y a punto de venderme el ataúd, ponerle la esquela y colocarme la lápida, de una sola tacada. Al grupo se unió la chica de recepción, el hijo del jefe (NINI, total), el del camión del butano que pasaba por allí... y al final, el que faltaba, el pequeño Nico... ¡Nooooooooo! estaba en Tele 5. Al fin llegó el ingeniero, con un ordenador debajo del brazo y una cajita que fue conectada al corazón silencioso de mi maltrecha compañera de trabajo. Para ser un pc, arrancó casi al instante, señal de que ese ordenador no tenía porquería bajada de internet ni copias piratas de programas inútiles. Pantalla tras pantalla, fue analizando los signos vitales del vehículo. FAILURE, HERROR, CRASH, BOOM, BANG, mil letreros luminosos se sucedían y las caras eran de velatorio TOTAL. EL ingeniero negaba con la cabeza, anotaba algoritmos en un papel milimetrado, resoplaba, gruñía y cuando creía que me iba a dar el pésame alargo su mano tocándome el hombro y dijo: "la habéis liao parda..." o algo parecido, con el veredicto de siniestro irrecuperable. "El motor no se comunica con la electrónica" ¡TOMA YA! ¿y que hacemos? ¿les pagamos un fin de semana de spa haber si se reconcilian? Vaya situación, conduzco una furgoneta que víctima de un divorcio sobrevenido ha decidido separar sentimentalmente al motor (corazón) del control electrónico (cerebro), ¿lo saco del taller y la llevo al psicólogo?¿al asesor familiar? 



Como hijo sin padres, respiré aire entre aquella multitud buscando el nuevo camino, compadeciéndome. Y entonces surgió.. "va a ser el sensor, la EGR de los coj... o la junta la trócola". Entre el publico asistente, se me olvidó mencionarle, también estaba Joso Juan, uno de los mecánicos recientemente reciclado a la fuerza, prejubilado y aburrido. No había mirado la pantalla del pc en ningún momento, se limitaba a escuchar los débiles latidos del motor, observar la sospechosa mancha en el suelo y probarla mojando su dedo en aquello y llevándoselo a la boca. Aquel hombre, con toda su modestia y riqueza acaparada por años de experiencia y con las manos aun manchadas de aceite y gasoil, sentenció. 

Mis años de vida me han enseñado que solo el que cuando se equivoca, lo reconoce y asimila, aprende. Es probable que encuentre soluciones sobre la marcha y eso, precisamente, es tener RECURSOS.

Y como prueba práctica de colegas con recursos, tres imágenes captadas en el Congreso de URE en Mojacar.

Mitxel EA7KP, quería comprar cable. Rodrigo quería vender. Ni unas tenazas, ni un alicate, herramientas 0 en la sala.
La situación se tornaba seria. Los billetes de 50€, preparados para salir del bolsillo de Mitxel, dependían de encontrar un útil adecuado que seccionase el cable coaxial de bajas perdidas. En medio de la desesperación y con caras de asombro y pesaombre (dialecto Manchuela Sur), alguien se acuerda del CUCO Team... y es aquí cuando actuamos los radioaficionados con recursos. Entre las bolsas, antenas, racks, una NAVAJA.



... y así es como, con final feliz, termina la tensa situación. Una simple navaja consiguió hacer felices a dos personas y demostrar lo que tantas veces hemos defendido aquí, es una herramienta imprescindible. Igual que las que puedes ver en el apartado de Protección Civil pulsando el escudo.


También demostraron ser gente de recursos los colegas que se llevaron a pares las Slim Cuco bibandas, una interesante opción para momentos imprevistos en el mínimo espacio con máxima eficiencia.

EA7LF con la bolsa llena de Slims y sujetando al esquivo EA5HIR. Otros dos amigos que podrán usar estas navidades las Slim Pocket.

¿Y como las colocamos?


La antena, mira la antena, ¿donde está?

Un saludo
EA5GSY   73

No hay comentarios:

Publicar un comentario