El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


jueves, 29 de octubre de 2015

Slim Cuco, aprobada con nota.

Y nos llena de satisfacción saber que a pesar de las durísimas pruebas a las que se las somete, son capaces de salir adelante. Siempre que enviamos alguno de nuestros materiales pedimos que se nos comente, una vez utilizado, cual ha sido el resultado y que le ha parecido al amable operador. Por un lado buscamos saber que todo se ha fabricado bien y que en el trayecto a destino no ha sufrido daño colateral, pero al tiempo queremos sacar posibles carencias o puntos a mejorar. Solo así podemos estar seguros que lo que hacemos vale la pena y a veces nos surgen debilidades que podemos superar en construcciones posteriores.

Pero el motivo de esta entrada es compartir una de las últimas impresiones que nos han llegado al correo esta semana:

"Cuando me plantee comprar la antena slim, la verdad que no las tenía todas. Las referencias de los cucos eran buenas y no dudaba para nada de su trabajo pero los retos a los que quería exponer a la antena superaban con creces las que, cariñosamente llamo, las pruebas de campo con hierbajo por la rodilla.

Me explico: entorno de alta montaña, más de 2500 metros de altura, humedad, frío y viento eran algunas de las presentaciones de, por ejemplo, el primer día de pruebas.

Claro está que si te pones en la cima de una montaña (pongamosle 3404 metros) y tiras con 5W no vas a tener problemas en establecer QSO con estaciones. Pero eso cambia y mucho cuando te metes en el fondo del valle, rodeado de montañas y con condiciones meteorológicas difíciles; y como el tiempo libre es limitado, las pruebas fueron en estas condiciones.

Sorpresas? Todas. Absolutamente todas.

Una antena ligera que colgaba en la punta de mi "tocho" de avellanera que servía como soporte y en el final del coaxial mi walkie FT-60.

El primer día era una prueba doble, puesto que comprobar las transmisiones de una muy próxima carrera por la montaña era el objetivo pero sirvió para darle leña al mono a la antena. Un lugar lejos de todo que sólo tiene cobertura con el repetidor estratégicamente colocado para la prueba. Y claro, llego yo con mi tocho de avellanera y resulta que entro en el centro de transmisiones de la carrera en directo y con 5W. Evidentemente no a fondo de escala, pero con "alto y claro 4/5" pasado por el corresponsal.

Primera gran sorpresa.

Posteriormente, desde un montículo a 2258 metros cercano al trabajo pude establecer contacto con Andorra, Valle de Arán y Francia. Sin más que lo que podéis ver en las fotos. Al probar con la Diamond que de normal va en el walkie, nada de nada.

Así que, dados los resultados, para alguien que anda por la montaña como yo, esta antena se ha revelado como algo más del kit de emergencias en la mochila.

No puedo decir más que enhorabuena por el trabajo conseguido y animar a los cucos a seguir empeñados en hacerlo bien,  para tener la suerte de disponer de materiales de altísima calidad "made in Spain"

Gracias y buen monte!!

Alberto
EA3HVE"


Siempre recomendamos alejar esta antena de cualquier elemento metálico y esta es una muestra perfecta de como utilizarla en el campo con elementos a nuestro alcance.



Muchas gracias por vuestras aportaciones. A disfrutarla.

73

No hay comentarios:

Publicar un comentario