El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


viernes, 2 de septiembre de 2016

Improvisando en la playa.

La facilidad que tenemos los radioaficionados para hacer virtud de la necesidad y al mas puro estilo McGuiver encontrar soluciones en cualquier circunstancia, no deja de asombrarme. Desconozco si ocurrirá lo mismo en el colectivo de pescadores, cazadores, jugadores de petanca o amigos del mus y el tute, es posible. Salvando honrosas excepciones, el radioaficionado es capaz de inventar lo que sea y con lo que sea para no dejar su actividad, mas todavía si se trata de un día de campo y con las herramientas necesarias lejos; solamente ante situaciones límite, se tomará un descanso y pasara a la fase intelectual de búsqueda de salidas válidas y prácticas, si es posible en un bar cercano, donde mejor se piensa o se distrae la mente en busca de la inspiración necesaria.

De este verano nos quedan muchas imágenes con una pequeña historia detrás que en algunos casos ya conoces y que hoy se enriquece con una mas. Fernando estaba en la costa castellonense tostando su piel manchega, al tercer día ya conocía a todos los vecinos de sombrilla y tenía los gemelos un poquito cargados de tanto paseo nocturno por el paseo marítimo. En la tarde del domingo y mientras la familia dormitaba la siesta, empezó a buscar por la casa y se encontró con esto:



Ni se acordaba que en Junio había traído material de radio, por si... a la casa de la playa. Bueeenoo, vaya descubrimiento. ¡A ver si queda alguien en analógico!

Y a 30º a la sombra pero con la humedad de la playa, que para uno de Albacete eso es el Sahara, (donde estén los 45º y humedad relativa del 1%) aparece una opción de intentar salvar el verano y hacer algo divertido.

Fernando, amante de la pesca en el Júcar mas salvaje de la Manchuela, tenía una caña de fibra de vidrio a estrenar y una Slim bibanda que vio en las jornadas de Protección Civil donde estuvimos hablando de... radio, ¿como no?. A + B = antena de base.

La antena de cinta Slim Cuco permanece en el interior de la caña
y a una distancia prudencial de la zona de la base para no
interactuar con la parte metálica del palo de la sombrilla
que sirve de mástil.



Desconozco si en efecto, quedaba alguien en analógico, pero la antena quedó instalada satisfactoriamente y el resto de vacaciones se salvaron dignamente. 

NOTA. Obsérvese  que Fernando vale pa tó. He decidido no recortar las fotos para demostrar la utilidad de un cepillo, mas allá de barrer y la colorida cuerda de tender, ampliamente visible para los transeuntes de la terraza. La seguridad ante todo.

Enhorabuena y mucha radio EA5GUR. Gracias por la entretenida tarde de domingo, en la que ni tu ni yo nos echamos la siesta, ja ja ja. Aquí seguiremos para lo que podamos ayudar. 73  

No hay comentarios:

Publicar un comentario