El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


viernes, 29 de septiembre de 2017

Comunicaciones digitales. ¿Donde está su límite de seguridad?

Hace meses que me ronda la cabeza un asunto que me lleva a recordar mis estudios en aeronáutica allá por los 90. Tuve un instructor que como buen profesor nos hacía pensar siempre en un "plan B" antes de levantar los pies del suelo y nos enseñó a volar teniendo muy presente que en cualquier momento podíamos tener un fallo motor y volver de manera precipitada a la dura superficie terrestre. Lo cierto es que, lejos de tratarse de una exageración o miedo a lo que pudiera ocurrir, se trataba de un procedimiento que a base de repetirlo se interiorizaba como costumbre y nos mantenía siempre alerta mientras disfrutábamos de tan alto y bello placer. Aquella enseñanza se puede aplicar a cualquier circunstancia de nuestra vida e incluso a nuestra afición a la radio, es como esa persona que en tiempos de bonanza no olvida que en cualquier momento se puede volver a pinchar la burbuja y es mejor prepararse. Por aquellos tiempos la navegación la aprendimos por los métodos rudimentarios, valiéndonos de la técnica analógica a nuestro alcance y apreciando las ayudas de la naturaleza en la cuestión de la orientación mas básica. Cuando conseguimos dominar el asunto y solo entonces, se nos ofreció el conocimiento y manejo de los modernos sistemas digitales y altamente tecnológicos, mas acordes con los tiempos modernos evidentemente. Por lo tanto el paso a lo digital estuvo condicionado al aprendizaje de las posibilidades analógicas.


Ahora, cuando estamos en esa bifurcación, ante la opción no excluyente todavía de radio analógica/radio digital leo con preocupación, pero sin sorpresa, el enlace a un artículo sobre un tema que llevamos semanas escuchando: "En junio de este año, un barco en el mar Negro informó al Centro de Navegación y Guardia Costera de Estados Unidos que su sistema de GPS había sido interferido y que más de 20 barcos en la misma zona habían sido afectados de manera similar." (el economista.es)


Enlace completo http://www.eleconomista.es/transportes/noticias/8541500/08/17/La-radio-vuelve-a-la-navegacion-maritima-los-barcos-temen-a-los-hackers.html



¿Cual es el límite previsible de seguridad de los sistemas 100% digitales? ¿Recuerdas lo que ocurrió en el 2001 cuando se redujo la sensibilidad del sistema GPS en el Mediterráneo, por intereses de seguridad, y decenas de barcos se perdieron entre la Península y las Baleares?


La información es poder y su control moneda de cambio. La lucha por el acceso entre los legítimos y los que intentan usurpar su lugar, imparable y con consecuencias desconocidas. No dejan de decirnos las ingentes cantidades de dinero que se invierten en ciberseguridad por parte de los estados que una y mil veces son atacados cada día del año y de los cuales existe un mapa en directo para visualizar;

https://cybermap.kaspersky.com/



A menor escala pienso en los usos domésticos que hacen de estos sistemas los cuerpos de seguridad, el entramado de agencias en emergencia y ahora nosotros. Mientras escribo esto, escucho un qso en DMR que hace unos minutos dejaba patente la opinión de dos colegas sobre lo desiertos que están los repetidores analógicos en vhf. Lo cierto es que tanto a la ida como a la vuelta de IberRadio en Ávila, desde Albacete, no conseguimos hablar con nadie en los repetidores durante nuestro viaje. Ojo: Albacete-Ávila, cruzando Madrid... ¡Que disparate! en los 80 con un walki en el coche y su antena de porra no habríamos tenido batería suficiente. ¿Acaso la gran cantidad de posibilidades nos están ahogando las ganas de conversar amigablemente como antaño?

Pero la reflexión inicial no iba por aquí; tengo la impresión que hemos dado un salto adelante sin percatarnos que lo que queda atrás tiene su sitio y no hay que desterrar su uso. Volver al LORAN (pulsar y mirar a la izquierda el enorme número de estaciones americanas que existían hasta hace unos años) es un toque de atención del que debemos leer entre lineas. En ocasiones es necesario rectificar y retomar, en este caso, sistemas que abandonamos por antiguos, sin desdeñar sus virtudes. Hace unos años se jactaban del derribo de las enormes torres de comunicaciones sobre las que se sustentaba este sistema de navegabilidad, ahora sin mas remedio se lamentan del enorme coste de volverlas a instalar. ¿No te suena de algo esto? ¿recuerdas las que teníamos en España?




Quizá ya se estén arrepintiendo en algunos estamentos el haber renunciado a sus redes analógicas de comunicaciones, cuando lo mas razonable sería la coexistencia. Hagamos lo mismo nosotros los radioaficionados, mas aun los que estamos comprometidos con alguna organización de emergencia.

Una nueva Guerra Fría, ya todo es posible, hasta han vuelto las emisiones de números: https://youtu.be/nCC8Xb7K0c8

http://www.apul64.dsl.pipex.com/enigma2000/

73


No hay comentarios:

Publicar un comentario