El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


domingo, 22 de noviembre de 2020

De principio a fin.

 Sabíamos que el rack del amigo eb5hah iba a traer cola, pero se han superado las previsiones. José Domingo nos trajo en un maletín los equipos que quería colocar y una idea abstracta y poco definida de lo que le gustaría. Al igual que otros colegas antes que el, fueron varias conversaciones y elección de  alternativas que surgían sobre la marcha, lo que marcaba el camino de trabajo a desarrollar. Quiero señalar que una vez la idea inicial y sabiendo los elementos que queremos colocar, aportamos alternativas que pueden mejorar el final del proyecto y que solo cuando nos ponemos a la obra podemos ver, al igual que un presupuesto del que partir para anticipar el coste de todo, dependiendo del "azúcar" que quiera ponerle al pastel.

Primero, saber que cosas queremos en el rack.




El planteamiento lo hacemos de acuerdo a un criterio de practicidad y usabilidad. Tenemos un nivel prioritario de trabajo que es el frontal, con una disposición de las emisoras, medidores, amplificadores, etc, de fácil manejo. Es importante saber hasta si el operador es diestro o no y los pesos totales por piso, en caso de haber varios. Si se quiere un frontal cerrado, parcialmente cerrado, abierto, cerrado con aluminio o con material plástico traslúcido, todas y otras posibilidades deben ser tenidas en cuenta.


La parte puramente técnica donde montamos lo eléctrico y las tomas de antenas, de igual importancia, depende de los equipos, sistemas de alimentación, a 12V o también a 220V, con fuente, relés fusibles, baterías, etc. Aquí hay poco que preguntar, el espacio es el que es y la posibilidad de elegir se reduce al disponible, con pocas opciones.




En este proyecto en concreto, se nos marcó el objetivo de crear un rack cerrado en su frontal, de dos bandejas o pisos y de color azul... y así empezó todo:


Por distribución de pesos lo tenemos claro. Primer piso con equipos, lo que mas pesa y un piso superior con tema eléctrico al completo, regleta de tomas y tres altavoces. Todo este proceso fue relativamente rápido, incorporamos sujeciones de los equipos en metacrilato a medida para ahorrar gramos a la balanza final. 


Este proyecto nos permitió ahorrar transiciones de coaxial al quedar muy expuestas las tomas de los equipos, muy buena noticia, eliminando pérdidas y mas cables que ocultar después. El equipo de VHF-UHF tenía dos salidas de audio, por eso de dos altavoces mas el de la de HF. Los tres en la parte alta del rack quedarían tras la "tapa" frontal.



Y llegó el momento de poner a calentar la cortadora laser. Nos encargaron tapas con vinilo azul y por lo tanto llega el momento de las medidas finas y mas complicadas. Por economía y colaboración con el cuidado del medio ambiente, todas las pruebas las hacemos en cartón reciclado. Hay quién se preocupa cuando les mandamos las fotos o videos de las pruebas y ven que es un material marrón y feo. Ajustarlo todo es lo que mas tiempo nos lleva y el vinilo nos descolocó un poco. Y aquí es cuando se enciende la bombilla de los Cucos y mirando el rack nos viene a la cabeza la publicidad de los frigoríficos Kelvinator. Rápidamente buscamos tipos de letras, empezamos con el diseño del indicativo y jugamos con contraste de colores. Al tiempo diseñamos los orificios de los altavoces y tomas de aire. El asunto promete.








Un rack muy personalizado para un operador de radio que quiere tenerlo en su cuarto de radio de lunes a viernes y sacarlo de operación todos los fines de semana. Un diseño valiente, original, muy práctico.




Por cierto, hay una fotografía que ha creado algo de desasosiego entre los seguidores del blog y que no es broma. Es esta:



¿Llegamos a utilizar una amoladora eléctrica? SI. Pero todo salió bien.

En la foto se aprecian los soportes en metacrilato con esquinas de aluminio anodizado, otro interesante detalle de la construcción de este singular rack.

Te animamos a diseñar tu propio rack, esperamos tus propuestas. 73. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario