El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


sábado, 1 de octubre de 2016

Cuando todo está en contra.

Durante el fin de semana en Ávila, mantuvimos conversaciones de todo tipo con radioaficionados de toda España que nos pusieron a prueba con temas mas o menos complicados y técnicos, en gran parte en busca de soluciones particulares. Lo cierto es que muchas veces y cuando no vemos salida a alguna cuestión que nos preocupa y quita el sueño, el exteriorizarlo y compartirlo con otros es en si el único camino para llegar a un final feliz, en esa búsqueda interminable. Imagino que esto ocurre en todas las facetas de la vida y en nuestra afición, también.

Una de las antenas que casi siempre se nos terminan, en estos eventos, es la Slim Cuco. Una antena bibanda construida en cinta flexible que incorpora la bajada de coaxial y el conector para en 30 segundos sacar del bolsillo y conectar al WT o a la emisora. En la presente edición de IberRadio no fue menos y pusimos en circulación casi el 100% de las que llevamos. Una antena capaz de sacarnos de aprietos o de proporcionarnos la única forma de salir al aire, mas aun cuando los vecinos no quieren oír hablar de aluminios, torretas y antenas en general. Se que tenemos derechos y que debemos ejercerlos, pero nos vamos a poner en la situación mas humana que legal del asunto. ¿Que pasa cuando la familia nos pide que cedamos y sacrifiquemos "lo de la radio" por mantener una buena relación con los vecinos?
Escalofriante panorámica de una ciudad sin antenas. Foto sin editar. Sentimos la exhibición de esta perturbadora instantánea que puede herir sensibilidades.


...pues que ponemos la Slim y solucionado, al menos para poder hacer radio. Parece cualquier cosa menos una antena.





Sobre ella hay múltiples entradas en este blog, desde el aspecto mas técnico hasta casi el poético, de un sistema radiante que fue subido a 35.000m con el globo Toledo I y que sirve día a día a radioaficionados y servicios de seguridad y emergencias en toda España, manteniendo la comunicación aun en las condiciones mas desfavorables.

Colgada de una lámpara.

Suspendida del balcón


Las soluciones de compromiso son eso, de compromiso, pero a veces son la última y única opción que nos queda.

La imaginación es el único límite. ponla a prueba. 73






No hay comentarios:

Publicar un comentario