El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


martes, 11 de diciembre de 2018

Las sorpresas que llegan por navidad.

Estamos preparando estos días el cierre del año y todavía con algunos encargos, que deberían estar liquidados e instalados en breve. En medio de tanto trabajo, colamos alguna cuestión de última hora que nos llega por vía de urgencia y que, para decirlo todo, nos trastoca los planes de trabajo ya de por si bastante ajustados. En esta ocasión creo que debemos comentar un caso que nos acaba de ocurrir y que llevado de otro modo, nos ahorraría a todos tiempo, trabajo y dinero. No es cuestionar nada, solamente aprender de lo que a otros les ha ocurrido. Somos de los que piensan que en la radio hay que compartir lo máximo, de nada sirve callarse los avances o disimular los errores. Al contrario, si en algo se caracteriza nuestra afición es en la difusión de todo lo que pensamos pueda beneficiar a nuestra comunidad, ahí esta la grandeza de la radioafición. 

Un amigo de la radio sufrió un percance al subir el dipolo y engancharse uno de los brazos. El sistema mecánico utilizado causó daños en la antena y tras realizarle una reparación, de gran calidad por cierto, comprobó que el ajuste se había trastocado, siendo imposible su uso. Tras unos días de viaje, el dipolo recaló en nuestro taller y hoy ya está como nuevo. Sin embargo, el proceso no fue el óptimo. ¿Donde estaba el fallo? En el siguiente vídeo podrás descubrirlo.




Algo tan sencillo como comprobar un choque habría evitado gastos innecesarios.

Conector comunicado.
Forma  correcta de evitar el contacto. El vivo conserva el foam protector.


Mucho cuidado con el soldado o crimpado de conectores. Dicen los mayores que en electrónica es recomendable medir antes, durante y después. En realidad este es un dicho de los carpinteros, pero muy adaptable a lo nuestro, donde además de usar el sistema métrico decimal tampoco debemos olvidar tener cerca el polímetro o téster.

Al ser un sistema que ejerce presión sobre el interior hay que prevenir el desplazamiento de los ajustes de masa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario