El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


lunes, 3 de febrero de 2020

Probamos dipolos. Revisión "ITA"

Volvemos a la anormalidad del tiempo climático que ya no nos sorprende. En el momento de escribir esta entrada el termómetro exterior está marcando 17 grados C y estamos a 3 de Febrero en Albacete... increíble. Aprovechando esta primavera anticipada hemos preparado algo que teníamos pendiente y que pasa por ser una "ITA" o Inspección Técnica de Antenas, en toda regla. Primero lo hacemos en el taller y con los instrumentos técnicos de medida y comprobación. Una vez con el OK, salimos al campo y las ponemos a prueba.

Hace unas semanas nos avisaron de un caso muy curioso. Al ser un amigo muy cercano en distancia a nuestro qth, conocemos perfectamente la instalación de este dipolo y nos extraño que tuviera problemas con la antena. Se trata de un radioaficionado de los detallistas que les gusta las cosas bien hechas, sin chapuzas o arreglos a medias. Nos comentaba que de la noche a la mañana, literalmente, el dipolo empezó a darle ROE cambiante en 80 metros. La parte de 40 estaba como siempre, en rendimiento y medidas, sin embargo los 80 oscilaban y en ocasiones le daba ruidos en RX y un rendimiento dispar. Aun así, la antena funcionaba y le permitía utilizarla con ayuda del acoplador automático en la banda corta. Quiero recordar que el dipolo Bazooka también tiene un uso mas que destacable en todas las bandas en recepción y son muchos los que lo utilizamos como antena de RX en toda la HF con resultados muy reseñables.

Evidentemente nadie quiere tener una antena a medias y cuando algo nos avisa que la cosa no anda bien, estamos perdiendo el tiempo en comprobar las posibles causas y solucionarlas. Una excursión a la terraza del edificio no nos mostró nada raro. Como siempre, empezamos revisando el coaxial de bajada, el bote central, las conexiones en las trampas...  ¡BINGO! Apareció, el coaxial de la zona de 80 metros, en una de sus ramas, observamos una rozadura. Bajamos el cable a nuestra altura y tocamos el plástico que parece haber sido atacado con un sable. Es una herida fea que afecta al exterior del cable y deja ver el cobre del aislante. Recogemos y al taller.

El viento es ya famoso en nuestra provincia y por eso tenemos el mayor número de aerogeneradores de toda España. Fabricamos las molinetas y las colocamos en lo alto, pero que también podrían estar en lo bajo y en el medio. El que inventó la laca para el pelo, seguro que era o paso por aquí. El caso es que un viento constante, aun siendo leve, ejerce un estrés en los materiales que ya tenemos en cuenta en la construcción de los dipolos y los soporta sin problema. Rachas que pueden ser muy fuertes y episodios continuados, también. Todos conocemos los vientos predominantes en nuestra zona y es fácil diseñar su colocación teniéndolo en cuenta, pero: cuidado siempre con la cercanía de otros elementos, como antenas de TV, mástiles, pararrayos, tendederos, chimeneas, aparatos de aire acondicionado, medianeras y tejados, casetas auxiliares, etc. En nuestro caso fue la caseta del ascensor y una inocente teja que acariciaba, grácilmente, uno de los brazos con el vaivén.

Un estudio eléctrico del dipolo nos mostró un corte interior y un gran deterioro en la continuidad del cobre. Tras recalcular las dimensiones de los brazos a sustituir, un pequeño "cartucho" protegería la zona reparada y de paso dejamos unos centímetros generosos en las puntas para un ajuste largo de los 80 metros, por si fuera necesario.

Y al campo, a probar el resultado.  ¡¡¡VÍDEO SIN EDITAR!!!





Saludos, 73 a todos
EA5I   (Ex EA5GSY)

No hay comentarios:

Publicar un comentario