El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


viernes, 7 de febrero de 2020

Seguimos revisando...

Aprovechando las temperaturas de estos días, seguimos saliendo al campo con las bazooka y ahora le toca a una de las primeras que salieron del taller. Una de las ventajas de tener un dipolo como parte de nuestra estación de radio es la facilidad para bajarlo, cuando sea necesario o como ahora, para hacer una revisión de los sistemas radiantes. Siempre recomendamos utilizar el "cáncamo" o pasa cables que les ponemos a todos nuestros dipolos. Una cuerda resistente bastará para subirlo y bajarlo a gusto o necesidad y os aseguro que facilita en mucho a los experimentadores, el disfrutar de este dipolo tan conocido.

Hoy hemos recibido el dipolo de un buen amigo desde Valencia y aprovechando que tenemos un hueco en la lista de encargos, le vamos a hacer un repaso en busca de posibles marcas de deterioro. Aprovechamos para realizarle un examen muy en profundidad. ¡Increíble! está como el primer día y han pasado 7 años. Las únicas señales del paso del tiempo las hemos encontrado en el color del pvc. Se trata del primer modelo de Bazooka Cuco que fabricamos, con coaxial RG59 y aisladores grandes en propileno blanco. Desde entonces, muchos cambios y mejoras. Una primera serie que todavía sigue en muchos tejados y saliendo a actividades en portable semanalmente.💖

*(vídeo sin editar)


No está de mas y este es un consejo para cualquier elemento radiante que podamos tener, el revisar periódicamente su estado. Es como la revisión del coche, el cambio de aceite o el inflado a presión correcta de los neumáticos. Pequeños trabajos que impedirán malos mayores y muchos años de satisfacción.

73.

No hay comentarios:

Publicar un comentario