El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


sábado, 4 de octubre de 2014

El dipolo mini, mini.

Son muchas las aportaciones, ideas, retos que nos llegan por parte de los lectores del blog y recientemente un encargo nos recuerda una prueba que hace unos meses realizó un buen amigo con su dipolo. Es necesario recordar que no todos tenemos las mismas condiciones para poder instalar las antenas que nos gustaría y cuando conocemos a alguien que dispone de todo el terreno necesario y sin restricciones físicas para hacerlo, no podemos evitar darle la enhorabuena con cierto grado de envidia sana. La cuestión es que además de los sistemas radiantes habituales, hay quien dispone de diferentes elementos pasivos que sirven para vigilancia de diferentes bandas y frecuencias especialmente interesantes. El colega al que me refiero, dispuso su dipolo bazooka Cuco, por sus excelentes cualidades en RX fuera de banda, como “perpetuo escuchante” en toda la HF, trabajando en TX solo en la banda de corte del mismo. Recogiendo esa idea, otros colegas juegan en la difícil franja de la VHF con el mismo formato de dipolo cerrado pero inventando con la instalación y montaje pasando de la V invertida a Slopper, vertical, rígido horizontal, etc. ¡¡MUY BIEN!!
¿Quién se atreve con una para 2 metros?





Este es el resultado de su construcción. A primera vista llama la atención el tamaño y las proporciones, el mecanizado es exactamente el mismo que en sus hermanas mayores. Debemos tener en cuenta que las bazooka han nacido para la hf, se desenvuelven magníficamente de 3 a 30 Mhz con su capacidad de propagación y rebote ionosférico. ¿Qué ocurre por encima de 30? Los cálculos nos dicen que debe bajar el rendimiento, lógicamente, la naturaleza de esas frecuencias busca el alcance directo, sin apenas rebote en las capas altas. Sin embargo existe una transición, real, en las zonas limítrofes entre la HF y la VHF que hace muy divertido su uso en los 70Mhz, la banda mágica de los 6 metros y por supuesto en VHF. Como curiosidad os comento que los Cucos tenemos una antena circular horizontal de 50 Mhz (wimo) para vigilar las aperturas y este verano subimos un dipolo para esa banda, de los qrp de las activaciones camperas, en el otro mástil. En varias ocasiones comprobamos como las primeras señales llegaban primero por el dipolo y en otras daban señales más bajas en el smitter pero a la vez más estables, en comparación con la de aro (helicóptero según mi vecina). 

Ahora toca probarla. 73

No hay comentarios:

Publicar un comentario