El proyecto CUCO lo formamos Jose Angel EA5HIR y Agustín EA5GSY respaldados por un gran grupo de radioaficionados. Empezamos buscando la excusa para reunirnos los fines de semana y pasar un tiempo en torno a la radio con actividades al aire libre. Ahora ese grupo de amigos se ha multiplicado y desde cualquier punto de España y el mundo se puede formar parte de el. El Cuco es la típica construcción agrícola que antaño encontrábamos en los viñedos de La Mancha, sirviendo de refugio y hogar durante las jornadas de trabajo. Actualmente hay algunos en la Manchuela Albaceteña, recordando la dureza de la naturaleza y la fragilidad del hombre que busca protegerse. En la frontera entre Madrigueras y Motilleja, donde desarrollamos muchas de nuestras actividades, se encuentra un Cuco que nos recuerda el ingenio y la humildad de nuestros predecesores. De ellos aprendemos y hacemos bandera.

Hemos cumplido seis años y esperamos que sean muchos más. Un camino que comenzó en busca de compartir experiencias, buenos momentos con nuestros amigos y siempre con la radio como punto de partida y que no nos ha defraudado en absoluto. Ahora somos más, algunos con la experiencia de habernos conocido físicamente en alguna de las actividades y muchísimos, todavía, a la espera de ese momento. En nuestro hobby no hay distancias o mejor dicho nuestro objetivo cuando encendemos el equipo es que no las haya. Eso solo lo entendemos los radioaficionados y nosotros lo hemos conseguido. El CUCO Team lo formamos ahora más de 100 entusiastas de todos los rincones de España y de 28 países que nos siguen a través del Blog diariamente. Nos llaman, nos escriben, nos dan ideas, nos preguntan, nos corrigen y sobre todo nos animan a seguir y crecer. El CUCO es una experiencia entorno a la técnica, la naturaleza y la amistad, así lo resumiría después de este tiempo.


viernes, 4 de noviembre de 2016

¿Se puede innovar en el diseño de antenas?

Si miramos atrás, por ejemplo 40 años, veremos que en cuanto al diseño de equipos de radio hemos tenido una evolución, lógica y esperada, a la par de los adelantos técnicos de cada momento. La tecnología ha marcado los pequeños detalles que hacían posible se fueran incorporando a cajones de madera con grandes espacios muertos en su interior en un principio y apretadísimos habitáculos actuales con soluciones de refrigeración altamente eficientes. De las válvulas a lo que ahora encontramos si tenemos valor a quitar la tapa de nuestro equipo, el salto tecnológico ha sido impensable entonces y sorprendente ahora. En nuestro hobby podríamos marcar a rojo intenso momentos muy determinantes en el desarrollo tecnológico de la electrónica y microelectrónica, apreciando claramente una radioafición anterior a los años sesenta-setenta,  luego llegaron los PLL y los transistores, con el desarrollo informático ahora tenemos pequeños ordenadores en vez de meros transmisores receptores y la llegada de los nuevos sistemas digitales de operación nos obligan a especializarnos en aquellos que nos ofrecen mayor satisfacción como operadores de radio para llegar a dominarlos mínimamente. Pero ¿que podemos decir de los sistemas radiantes? Pues quizá no tanto. ¿Es esta afirmación correcta?



Pienso que para nada. En antenas también podemos distinguir los momentos concretos de avance y de incorporación de elementos o diseños que han creado una especialización espectacular y un rendimiento máximo, por ahora, en bandas y nuevas frecuencias adjudicadas al uso por radioaficionados. Los principios de funcionamiento son los que eran, la física es la que mandaba entonces y lo hará siempre, por supuesto. La eficiencia ahora es mucho mayor porque la tecnología y su desarrollo han contribuido con nuevos materiales, modelos de estudio mas exactos y procesos de cálculo y medición al alcance de cualquiera con modestos conocimientos. Internet y el fácil acceso a la información, junto a la posibilidad de compartir experiencias de modo inmediato y sin límites de distancia o idiomas, así lo han permitido.

Ahora hago un ejercicio de videncia tecnológica y pienso, no en como serán las antenas en 30 años si no ¿como quiero que sean las antenas dentro de 30 años? Hemos llegado al momento de poder imaginar y desarrollar lo que queremos o necesitamos. Ya no hay límites. Es una cuestión tan real como que estamos viviendo una II Guerra Fría con nuestros vecinos rusos volviendo a los radares de horizonte, llenando de interferencias las frecuencias HAM y escuchando nuevamente las estaciones de números de alcance mundial.

Así es. El ser humano es capaz de lo mejor y mucho mas de los peor.

En diseño de antenas, quizá uno de los mas desconcertantes que he conocido recientemente sea este:




 Por supuesto de desarrollo militar y para usos satelitales se infla para trabajar y se desinfla para el transporte.













Pensemos seriamente que antenas queremos para tener en el tejado, sacar al campo los domingos... Hoy ya no hay límites, solo tendremos que esperar a que a alguien se le ocurra.

73

No hay comentarios:

Publicar un comentario